Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Miguel Caro Ramírez: Vocación y visión minera en pro del progreso nacional


Reconocido por su preocupación permanente por contar con un sector minero peruano debidamente organizado y empoderado para hacer frente a los vaivenes de la economía mundial, don Miguel Caro Ramírez fue uno de los Mineros Notables más brillantes, cuya visión excepcional de la realidad le permitió ser pionero en proponer la creación de un ministerio de minería.

Nacido el 27 de septiembre de 1915, en el costero distrito de Pimentel, en el departamento de Lambayeque, realizó sus estudios básicos en el Colegio San Juan de Trujillo en el norte del país.

En 1932 ingresó a la Universidad de Trujillo y tiempo después obtuvo el grado de bachiller en Ciencias Biológicas, donde tuvo un primer acercamiento a la ingeniería, que cimentaría la vocación profesional de toda su vida.

Llevado por su interés por las ciencias de la tierra, en 1937 ingresó a la antigua Escuela Nacional de Ingeniería para en 1941 recibirse como Ingeniero de Minas, conformando una de las más recordadas promociones junto a don Alberto Benavides, Alfonso Ballón, Luis Camminati, Luis Carrera, Silvio Hernández, Carlos Jahncke, Miguel de Orbegoso, Guillermo Ruiz y Sergio Zúñiga.

Un año más tarde, asumió la administración de la Mina Fray Martín de Porres, situada en la quebrada del Rímac, sobre Tambo de Viso, hasta 1944.

Entre 1945 y 1950 ocupó la Superintendencia General de Compañía Minera La Estrella y Compañía Minera Tarica, donde puso en práctica sus amplios conocimientos y capacidad para el procesamiento de los minerales.

En 1951, gracias a su vasta experiencia, fue convocado por la Sociedad Minera y Metalúrgica Lizandro Proaño, una de las más prestigiosas de la época, para desempeñarse como superintendente de minas en Morococha, donde un año después ascendió a gerente general, cargo que ocupó hasta 1964.
 
Visionario
Como uno de los referentes de la minería peruana del momento, en 1962 asumió la presidencia del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP), desde donde impulsó una serie de proyectos a favor del desarrollo y consolidación de la actividad minera, como la implementación de una fundición y refinería de plomo y zinc.

Por esa época, las empresas nacionales productoras de estos metales atravesaban uno de sus años más críticos debido al doble impacto de la disminución del valor de sus ingresos, por los bajos precios del plomo y zinc a causa de las cuotas de importación impuestas por Estados Unidos de Norteamérica, y el alza progresiva de los jornales.

En ese contexto, el IIMP, bajo su dirección, apoyó decididamente la realización de estudios técnicos con el fin de que el Banco Minero pueda abocarse en forma definitiva a financiar la instalación de una refinería de zinc, la que incluiría una planta de ácido sulfúrico y de superfosfatos.

Al respecto, en su discurso por el Día de la Minería de 1963, don Miguel Caro afirmó que dicha construcción significaría para las compañías mineras productoras de este metal un aumento sustancial de sus ingresos, lo que a su vez representaría para el país un aumento de la renta nacional.

“Igualmente generará mayores facilidades para la colocación en el extranjero de las exportaciones mineras, mejores condiciones de venta en el mercado internacional y un centro industrial que dará trabajo a más de 1,000 obreros nacionales”, remarcó.

Ministerio de Minas
Dando muestras de la visión integral que tenía de la situación real de la minería en el Perú y su capacidad propositiva, en el marco de la VIII Convención de Ingenieros de Minas, que presidió el Ing. Manuel Llosa, planteó la necesidad de crear en el país un Ministerio de Minas y Petróleo como paso previo para una integración latinoamericana.

“Para que nuestra minería pueda progresar como conviene al país, es necesario propiciar la formación de un mercado latinoamericano de venta de minerales que permita regular, aunque sea parcialmente, los precios de los metales plomo, zinc, cobre y plata”, manifestó en Tarma, sede de la Convención.

A ello, agregó que, con el fin de que nuestro país pueda discutir con éxito la formación de este mercado, es fundamental que los problemas de la actividad minera sean estudiados internamente por un organismo que, con conocimiento y voz en el Ejecutivo, pueda determinar los programas de exploración de las zonas aún vírgenes y regular en forma racional la explotación de nuestros recursos.

“Este organismo sería el Ministerio de Minas y Petróleo. No es posible que un país eminentemente minero tenga esta industria bajo el control de una simple dirección de un ministerio que, por los múltiples aspectos que dirige, no puede darse tiempo para estudiar detenidamente los programas que le presentan las diferentes dependencias técnicas de la Dirección de Minería. La urgente exploración minera del territorio nacional reclama como impostergable la creación del Ministerio de Minas y Petróleo, que traigo en forma personal, como una ponencia a esta Convención”, recalcó.

Entre los años de las décadas de 1960 y 1970, don Miguel Caro asumió la gerencia general de la Sociedad Minera Párac y similar cargo en la Sociedad Minera Austria Duvas. También fue director gerente de las compañías mineras Santo Toribio y Jecanca, llegando en esta última a ocupar la presidencia del Directorio tras haber realizado un saneamiento exhaustivo de su administración.

Estos y otros cargos de dirección minera que desempeñó demuestran su excelente formación y vocación minera en pro del progreso nacional, que lo erigieron como ejemplo para las generaciones de profesional que trabajaron bajo su mando y que no solamente guardan el grato recuerdo de un forjador de la minería nacional, sino también del hombre que supo transmitir sus conocimientos en forma clara y con el único fin de hacer más grande a la minería peruana.




Otras Notas

Fermín Málaga Santolalla: Pionero de la minería y destacado político nacional
Miguel de Orbegoso Tudela: Preclaro impulsor de la actividad minera como base de la economía nacional
Luis Salazar Suero: Ingenio y proactividad al servicio de la promoción de la minería peruana
Hernando Arauco Fajardo: Inteligencia y disciplina a favor del desarrollo tecnológico de la minería
Hernando Labarthe Correa: Visión y capacidad para impulsar la investigación en la minería peruana
Francisco Augusto Baertl Montori: Excelso visionario, destacado empresario y defensor de la minería
Enrique Monge Gordillo: Metalurgista, maestro e investigador de primer nivel
Wilfredo Huayta Núñez: Ingeniero ilustre e incansable defensor de la actividad minera en el Perú
Charles Preble Brouillette: Liderazgo y conocimiento para el desarrollo de la minería moderna


                   PUBLICIDAD

Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: