Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

"EL RETO DE LA DIGITALIZACIÓN EN MINERÍA ES CONSOLIDAR LA INFORMACIÓN Y PROCESARLA PARA DARLE UN USO EFECTIVO EN EL NEGOCIO"

La transformación digital en minería ya es una realidad en nuestro país, pero no está generando el valor que espera el negocio en forma integrada. En ese sentido, el gerente corporativo de Tecnología de Información en Hochschild Mining, Edward Alarcón Ninapaytán, explica que actualmente el principal reto a nivel informático en el sector es contar con una data homogenizada que permita enviar información en tiempo real y procesarla para tomar decisiones que sean de utilidad al negocio en general.    

Para conocer detalles del cambio tecnológico que se registra en la actividad minera peruana, dialogamos con este experto, quien tuvo una destacada participación en la conferencia técnica: "Innovación, digitalización y robótica en la industria minera del futuro", que organizó el Capítulo de Ingeniería de Minas del Consejo Departamental de Lima del Colegio de Ingenieros del Perú.

¿Actualmente, cuál es la incidencia de la digitalización en la industria minera?

Hace diez años nos decían el SAP puede no funcionar, los sistemas pueden “caerse”, pero seguimos sacando mineral y no pasa nada. Ahora las cosas han cambiado, la conectividad, automatización y digitalización son fundamentales para la operación, pues inciden directamente en la productividad y seguridad, así como en la capacidad de procesamiento de la información para la toma de decisiones.

En estos tiempos no se concibe una operación minera sin niveles de automatización y digitalización en diversos procesos industriales, algunos más que otros, las tecnologías de la información ya están en el core del negocio y ahora no solamente vemos el SAP o aplicaciones administrativas.

En la actualidad, la tecnología está al alcance de todos, y la gran mayoría quiere o está realizando proyectos de transformación digital. Existe mucha data que fluye de diversas fuentes y formas, pero no todas entregan valor al negocio.

Los proyectos de automatización o digitalización fracasan porque no cumplen lo comprometido financieramente. El éxito de los proyectos de este tipo pasa también por un cambio cultural, además de los aspectos tecnológicos.

¿Cuáles son las principales tendencias tecnológicas que se aplican en minería?

En la minería se aplican todas la nuevas tecnologías que van surgiendo, como IoT que ahora ya está en IoE, el internet del todo; inteligencia artificial, que ahora ya se llama AIoE, inteligencia artificial sobre todo; Blockchain para lo que tiene que ver con trazabilidad, ya sea de muestras o del mineral extraído; Machine Learning; Big Data; analítica aumentada; impresiones en 3D y 4D, donde la cuarta variable es el tiempo y el material cambia progresivamente, entre otras.

Tenemos también a la denominada tecnología Háptica que tiene que ver con lo sensorial, es decir cómo integramos el sentido del tacto al manejo virtual de las máquinas. Se aplica también lo que se denomina como Gemelo digital para mejorar los procesos en general.

Estas innovaciones nos llevarán a tener minas totalmente digitales. Hace pocos años se veía esto como algo lejano para una industria como la nuestra, y más aún para la minería subterránea que tiene más retos de conectividad respecto a las operaciones de tajo abierto, pero todo esto ya es absolutamente factible.

En general considero que la minería incrementará cada vez más la velocidad de adopción de nuevas tecnologías. Siempre que sale una innovación los sectores de servicios, como por ejemplo la banca y las telecomunicaciones, son las que las adoptan rápidamente, pero en los siguientes años la minería e industria en general también se insertarán en esa dinámica.

¿Cómo se conecta a una mina subterránea?

Siempre hablamos que las comunicaciones en interior mina son un reto y eso se explica por la naturaleza de las operaciones que combinan una serie de factores extremos para las personas y la infraestructura tecnológica.

Existen diversas formas de conectarnos en la minería de socavón. Tenemos al ya conocido cable radiante –Leaky feeder–, la fibra óptica, las redes eLTE, la transmisión de datos a través de las redes eléctricas, las redes mesh con zigbee, entre otros.

La mayoría de minas subterráneas en el país utilizan redes Leaky feeder e infraestructura de fibra óptica. Muy pocas aún están evaluando las redes eLTE, básicamente por un tema de costos.

Cada operación es diferente y el mix correcto dependerá de muchas variables como la necesidad concreta de la unidad, el tiempo de vida de la mina, el presupuesto, el tipo de yacimiento, si es una explotación convencional o mecanizada, entre otras consideraciones.

De hecho estás tecnologías pueden utilizarse de forma simultánea y el diseño final, que puede tener la combinación de varias, se aprueba en base al caso de negocio planteado y las necesidades particulares de cada operación.

¿Cómo podemos medir los niveles de digitalización de una mina?

Existe lo que se denomina los niveles de madurez digital. En el más elemental estaríamos “aislados”, dado que fundamentalmente los procesos se controlan en forma manual.

En el siguiente nivel estaríamos “conectados”, es decir, utilizamos cualquiera de las tecnologías descritas para contar con una comunicación básica que permite tener una conectividad.

El próximo escalón ya implica contar con una plataforma de gestión minera integrada, con telemetría, obtención de los signos vitales de los equipos y gestión de flota.

En el nivel superior ya utilizaremos inteligencia artificial y podremos tener una automatización inteligente de procesos basados en información.

Finalmente en la cúspide, ya hablamos de equipos autónomos, con una intervención humana reducida y con modelos avanzados.

¿Qué aplicaciones se usan en la actualidad?

Una vez que la carretera de comunicaciones dentro de la mina está lista, podemos utilizar todo tipo de aplicaciones, por ejemplo, las de telemetría dentro de la mina para obtener datos del ciclo de minado y signos vitales de los equipos involucrados: taladros, scoops, volquetes, etc.

Se pueden implementar los diferentes sensores que existen en el mercado para mejorar en tiempo real los niveles de seguridad y de productividad. Una vez más, la decisión de qué utilizar pasa por la evaluación económica y operativa de la solución que se requiera.

Las plantas modernas utilizan aplicaciones muy potentes, aun así se pueden realizar muchas mejoras. La gran cantidad de datos que se captura pueden utilizarse para evaluar modelos de optimización –Gemelo digital– que luego pueden ser implementados. Por ejemplo, es posible ajustar el software de control avanzado de planta para controlar el ángulo de caída de las bolas en los molinos y así disminuir el desgaste o reducir el consumo de energía de los motores sin alterar la eficiencia.

También existen soluciones para detección de colisión y video analytics con inteligencia artificial que, están en condiciones de identificar si una persona está con los EPP correctos o si los efluentes tienen o no contaminantes en base a la espuma que genera alguna sustancia en el agua.

Es decir, hay tecnologías para casi todas las áreas de una mina, desde radares que generan cercos virtuales y monitorean que no existan personas en alguna área –algo muy útil para seguridad– hasta aplicaciones para medio ambiente y seguridad industrial que usan sensores, IoT en general.

¿Y la utilización de drones?

Los drones que antes eran poco usuales en interior mina, ahora se evalúa su utilización dentro de la operación para realizar levantamiento topográfico y mediciones en lugares riesgosos. En superficie, sirven para muchos escenarios como seguridad patrimonial, seguridad industrial, geología, exploraciones y medio ambiente –en la medición de la calidad del aire, batimetría, etc.–, entre otros.

Estas tecnologías se vuelven cada vez más baratas y accesibles. La capacidad de cómputo ya no es cara y está en la “nube” –cloud–, con lo que tenemos el procesamiento de la información garantizada.

Es necesario considerar que dada nuestra geografía y la realidad de muchas minas, tenemos que adquirir drones que operen a un nivel superior a los 4,500 metros de altitud, lo cual es una exigencia adicional para estos dispositivos.

¿Qué es lo que viene en un futuro cercano?   

Pienso que la minería utilizará cada vez más fuentes de energías renovables. De hecho algunas minas tienen metas bastante concretas para cambiar la matriz energética de sus operaciones.

Habrá una mayor presión para las compañías que deberán garantizar al mercado que son socialmente responsables, que cuidan el medio ambiente y operan con buenas prácticas, en ese sentido una alternativa a evaluar es utilizar Blockchain para temas de cumplimiento y trazabilidad.

La gestión del agua es un reto en el corto plazo y se tendrá que aplicar todas las herramientas tecnológicas para optimizar el uso de este recurso que se ha vuelto crítico.

También utilizaremos los exoesqueletos, que son armazones que se colocan a las personas y les permite hacer esfuerzos físicos superiores, reducir la fatiga y en general mejorar la seguridad individual.

Además, se usará inteligencia artificial para identificar comportamientos. Se determinarán situaciones de riesgo en base a patrones y análisis de datos para saber si un acto es riesgoso para la operación.

Los equipos eléctricos autónomos también representan el futuro cercano; la analítica de voz con inteligencia artificial, que identifica palabras claves en las transmisiones de radio que tengan una implicancia con la seguridad, y los robots van a llegar más pronto que tarde y de diferentes tipos para procesos puntuales.

La combinación de todas estas innovaciones podrían cambiar el perfil financiero de algunas minas haciéndolas más rentables o mejor aún, permitiendo su explotación, dado que algunas con las tecnologías y métodos actuales no son viables.

¿A qué se refiere con las oportunidades no aprovechadas en el sector?

Pese a la incorporación de estos avances, la minería no ha logrado capitalizar los datos en sistemas de gestión del conocimiento integrados, en consecuencia, la digitalización aún no está mejorando fundamentalmente el negocio.

La arquitectura de los sistemas ha sido diseñada básicamente por usuarios más que por gestores de la información. Cuando requiero de indicadores que me permitan una visión del negocio es algo complicado, necesito de un científico de datos para que junte toda esa data y cuando tengo la información es demasiado tarde, es decir, los indicadores me sirven para explicar y no para gestionar, lo que constituye una oportunidad no aprovechada.

En ese marco, ¿cuál es el reto?

Tenemos sistemas para planeación, ciclo de minado, logística, planta, mantenimiento, seguridad y salud ocupacional, SAP, etc., pero no contamos con información consolidada, ese es el gran reto en estos momentos. La mayoría de procesos tiene un soporte informático y digital, y si no lo tienen los van a tener; el tema es cómo consolidar toda esa información en un solo sistema para darle sentido de negocio y brindar data oportuna para la toma de decisiones.

El desafío es cómo le ponemos soporte a las decisiones, cómo generamos información que sea útil para los diferentes niveles de la compañía: operativo, táctico o estratégico.

Como sabemos la minería será cada vez más digital. Las áreas de Tecnologías de Información estarán más en el core del negocio, se aplicarán varias innovaciones en los procesos mineros, se podrá extraer información de un simba, scoop o volquete y transmitirla en tiempo real a la nube, pero no será necesariamente consistente. Entonces habrá mucho trabajo que hacer para contar con una data homogeneizada y que permita utilizar está información en tiempo real para tomar decisiones útiles. Ese es el gran reto actual a nivel informático en minería.

¿Cómo debe hacerse esa integración de datos?

Para alcanzar ese objetivo debemos integrar la información siguiendo una lógica que va desde los sensores de los equipos en campo, control de procesos, la operación, la manufactura y hasta la administración, como esquema general, utilizando una adecuada arquitectura de datos que refleje adecuadamente los procesos industriales.

Si vamos a tener la información en forma integrada, debemos trabajar bajo esta lógica, independientemente del sistema que tengamos. Los datos cada vez serán más rápidos de obtener, lo que no significa que sea sencillo, en interior mina esto es un reto de por sí por las condiciones diferentes a una operación a tajo abierto, pero cada vez será más económico y razonable contar con esa data.

Finalmente, ¿qué consideraciones se debe tener para realizar un proceso de automatización o digitalización?

Primero tener un piloto, validar si lo que ofrecen los proveedores realmente funciona y luego elaborar un caso de negocio consistente y financieramente rentable.

A continuación implementar un programa de gestión del cambio cultural, lo que es muy importante porque la tecnología puede ser muy buena, el caso puede ser rentable y no puede funcionar por la variable cultural y humana, y en minería eso está más presente que en otras industrias. De no tomar en cuenta este aspecto, los tiempos de adopción de la tecnología van a ser más largos y el retorno económico demorará en llegar.

Sumado a ello, se debe contar con el apoyo de la alta dirección en todas las etapas; es oportuno ejecutar los proyectos por fases con claridad de objetivos en cada una, mejor es tener victorias cortas que una súper batalla, vamos yendo paso a paso; el proveedor debe estar muy comprometido con el proyecto de principio a fin con soporte local por un tema de tiempo de respuesta, y no descuidar aspectos de ciberseguridad, que constituyen una variable que debemos considerar.



Artículos relacionados

Edgardo Elías Alva Bazán: Capacidad y contribución en la organización sistemática del sector público minero

Seguir leyendo

Inicia proceso para elegir al Consejo Directivo 2020 - 2022

Seguir leyendo
X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra