X
Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

LA PROBLEMÁTICA DE LOS ACUERDOS DE TRANSFERENCIAS TECNOLÓGICAS EN EL SECTOR MINERO

Por: Juan Carlos Llorente, Doctor Ingeniero de Minas y Energía de España.


Resumen

En este artículo se plantean la problemática de los acuerdos de trasferencia tecnológica y las razones de su existencia y desarrollo, especialmente en el sector minero, sin excluir el resto de los sectores, dado que de lo que se trata, es de su importancia tanto empresarial como universitaria en todo lo relativo a los temas I+D+I.

Introducción

Situaciones como la presente pandemia, ponen de relieve las debilidades de las actuales circunstancias, que además de sembrar el caos, están afectando negativamente al sector minero mundial en lo relativo a la demanda y mucho más aún en el caso de los países productores no consumidores de materias primas, en todo lo relacionado a sus producciones y los precios y, por tanto, a sus ingresos.

Esto en la medida que en la mayoría de los casos, salvo raras excepciones, entre otros Australia, Canadá y algunos más, los países productores no son consumidores, y además, suelen estar en vías de desarrollo, principalmente basados en la minería, lo que ha llevado a la mayoría de ellos a plantearse toda clase de preguntas sobre cómo resolver las consecuencias adversas de situaciones semejantes a la actual, que podrían repetirse por muchos otros motivos y cómo harán para resolver y/o paliar este tipo de contextos que afectan seriamente a sus economías. Dicho análisis, en principio, debería estar fundamentado en los puntos siguientes:

El primero es preguntarse cuál es el papel que representa en las diferentes economías el sector minero en general y cuál es la importancia mundial de los minerales que poseen los países productores y no consumidores, lo que les obliga, sin duda alguna, a crear su propio árbol de decisiones de cara al futuro y aquí es donde entra de lleno, la importancia de los “acuerdos de transferencia tecnológica en el sector minero o en sectores conexos” y las posibilidades reales de llevarlos a cabo.

El segundo punto sería ver cuál es el modelo de desarrollo de los sectores industriales, que afectan directamente al cambio de la estrategia de desarrollo existente en el país del que se trate y que afecte beneficiosamente al desarrollo del sector minero, haciéndole menos dependiente de las fluctuaciones del mercado de materias primas sin elaborar. En el caso del Perú, el modelo está muy claro, sería absolutamente necesario el desarrollo de las actividades que permitan la transformación de las materias primas, añadiéndoles el correspondiente valor derivado, como el caso de la metalurgia y la mecánica, entre otros.

El tercer punto sería, cuál es el número de empresas de capital extranjero frente a las de capital nacional existentes en el país. La razón es obvia, esta situación incide directamente en las razones para definir que tipo de “convenio de transferencia tecnológica” sería el más conveniente promover, no solo en el sector minero sino en el resto de los sectores productivos.

El cuarto punto sería, cuáles son las posibilidades reales de absorción e implantación de las tecnologías transferidas, tanto por parte de las universidades como de los respectivos sectores receptores de las mismas, así como con cuántos profesionales del suficiente nivel y preparación se podría contar para desarrollar los convenios y eso sean cuales sean sus destinatarios, universidades, empresas y/o centros de investigación.

A muchas personas les podría parecer que estos cuatro puntos solo son obviedades que aportan poco al análisis, nada más lejos de eso. A lo largo del tiempo y por no tenerlos en cuenta, multitud de “convenios de trasferencia de tecnología y programas de I+D+I” han sido papel mojado o peor aún, han sido un total fracaso o un fiasco parcial sin opción alguna de continuidad, que ha abortado futuras posibilidades de cooperación y/o implantación.

Planteamiento general

Una vez decidida la necesidad o conveniencia de un acuerdo, lo primero a tener en cuenta es saber de qué tipo será, su alcance y responsabilidades jurídicas derivadas y, por último, su vigencia en el tiempo. Por lo que respecta al tipo, hay que decir, que pueden ser: un acuerdo de trasferencia tecnológica, memorando de entendimiento o acuerdo de partenariado, y esto se aplica tanto si es entre Estados, o entre universidades, o empresa y universidad o bien entre organismos estatales y empresa. 

Por lo que respecta a su alcance y responsabilidades jurídicas derivadas, hay que decidir, porque existen grandes diferencias entre ellos, es decir, si es un acuerdo de trasferencia tecnológica, memorando de entendimiento o acuerdo de partenariado público-privado.

Normalmente, para temas de intercambio colaborativo, que no impliquen una problemática jurídica estricta y con independencia del tipo de firmantes, se suelen usan los memorandos de entendimiento, en lo que también se pueden incluir cláusulas restrictivas de diversa índole. En el caso de que los acuerdos pudieran dar lugar a patentes o mejoras substanciales de procesos productivos, se suelen suscribir los Acuerdos de trasferencia tecnológica, y cuando lo que se plantee sea el desarrollo de un producto o proceso nuevo, se suele utilizar un acuerdo de partenariado público-privado.

Planteamiento geopolítico

Como en toda actividad humana, el lugar que se ocupa en la pirámide, ya sea mundial continental, regional, financiera, etc., es de vital importancia a la hora de la negociación de cualquier tipo de acuerdo o memorando, por lo que es absolutamente esencial, que antes de nada, deberíamos hacer una reflexión sobre cuál es la importancia de la institución, estatal, universitaria o empresarial de que se trate, frente a la otra firmante y las razones son muy simples.

En cualquier compromiso, es muy raro, por no decir casi imposible, que las partes tengan un peso similar, lo normal suele ser, que desde antes de la relación contractual, ya exista una posición asimétrica entre ambas, es decir, en la que de antemano exista un donante y un receptor, y es aquí cuando se hace necesario definir cuales son las reglas del juego. 

Lo primero que deberíamos hacer para centrar el tema, es, definir y clasificar, quienes son los actores, y por lo que respecta al sector minero que nos ocupa, se puede decir que podemos considerar que hay cuatro tipos de países con sus respectivas instituciones y empresas, a saber: los especuladores, los consumidores no productores, los consumidores y también productores y, por último, los productores no consumidores o poco consumidores. 

Esto últimos generalmente o son subdesarrollados o están en vías de desarrollo, lo que les confiere un estado de vulnerabilidad bastante elevado y aquí es donde queda casi definido el camino que va a tener que seguir el receptor frente al supuesto donante y de aquí el papel de la asimetría del proceso negociador, que coloquialmente sería: el “pez grande se come al chico”. 

En los tres primeros grupos se encuentran muy pocos países, que a groso modo, además suelen ser los que ponen las reglas, los que controlan el mercado, los que invierten y los que compran a los productores las materias primas, y para más abundamiento en lo dicho, sus empresas mineras y en algunos casos las tecnológicas son las más grandes, las más desarrolladas y, además, están perfectamente implantadas en la mayoría de los países productores no consumidores o poco consumidores, lo que les da una mejor situación a la hora de negociar cualquier tipo de acuerdo o memorando de trasferencia tecnológica, tanto con las compañías locales, las universidades o con el propio Gobierno del país del que se trate, y este es el caso de la casi totalidad de los países hispanoamericanos, no desde la aparición de la pandemia, sino desde mucho antes de la llegada de ésta y aquí radican las disfunciones.

Lo segundo a considerar es que en la práctica la totalidad de los países hispanoamericanos, al estar dividida la minería en dos grandes grupos, formal e informal, esta última, aún siendo no despreciable, queda totalmente excluida del tema de los posibles acuerdos. 

Dentro de este segundo punto, también hay que considerar que en el subsector de la minería formal también existe una nueva subdivisión, la gran, la mediana y la pequeña minería, así como el subsector de los proveedores. Y es en estos subsectores, donde si serían posibles la firma de acuerdos y/o memorandos. No obstante, y dado que en la mayoría de los casos, las empresas mineras de la gran minería son extranjeras, estas ya disponen de los medios y acuerdos pertinentes en sus países de origen, lo cual no presupone que no puedan estar interesadas en firmar otros convenios con las universidades y compañías mineras locales, con el fin de disminuir los costos de desarrollo o implantación de sus tecnologías en el país donde realizan sus labores mineras.

Planteamiento académico, empresarial y social

Ya hemos llegado al punto esencial del planteamiento general, que no es otro que la elección del receptor de la tecnología y/o colaborador para el desarrollo de la misma. En este punto, hay que definir varias cosas, la primera es, cuál sería la capacidad técnica de la universidad y/o empresa local elegida como contraparte del acuerdo o memorando, y es aquí cuando empezamos a valorar y profundizar en el caso peruano.

Perú es uno, sino el único, de los países hispanoamericanos con mayores y mejores perspectivas de desarrollo de toda América del Sur, las razones objetivas son varias, tiene unos depósitos mineros con un enorme potencial, una vasta gama de minerales –actualmente necesarios–, tiene una clase dirigente muy emprendedora y muy bien formada en el país y en el extranjero, cuanta con una amplia oferta universitaria de gran calidad en todos los aspectos y con prestigiosas escuelas de ingeniería minera y otras especialidades de ingeniería y, además tiene, en todas sus categorías, una fuerza laboral muy motivada y bien formada, lo que le hace ser uno de los mejores países para desarrollar y llevar a buen término, buenos acuerdos y/o memorandos de trasferencia tecnológica y, mejor aún, acuerdos de partenariado público-privado.

Además, cuenta con una situación geográfica central en el continente que le hacen disponer de unas posibilidades geoestratégicas de primera magnitud, entonces cuáles son las razones por las que cuesta tanto avanzar en buena dirección. A simple vista, las principales están semiocultas, porque son tan obvias y corrientes que pasan casi desapercibidas: hay buenas universidades, buenos capitanes de empresa, buenos profesionales y mano de obra formada y motivada y es ahí donde surge la pregunta clave, ¿entonces, dónde está el problema? Para responder a esta última pregunta, existe un conjunto de respuestas, si bien para mí, aunque pueda parecer algo extraño a los lectores, la mayoría de las respuestas las expuso el Dr. Luis Bedoya Reyes en el discurso de celebración de su centésimo aniversario y lo hizo, con una brillante claridad y contenido, frente a una extraordinaria audiencia en la que estaba el presidente Martín Vizcarra y lo más granado de la sociedad peruana, entre los que había muchos notables empresarios mineros.

Del contenido de su discurso, se deriva y queda muy claro, que de cara al presente y al futuro, los acuerdos y/o memorandos aún siendo muy importantes, no son lo único que se necesita para tener la posibilidad de avanzar en todos los campos y no solo en el minero, lo que se hace necesario es hacer una profunda reflexión de adónde se deben dirigir los esfuerzos, la respuesta más primaria debería ser, la de hacer una planificación y posterior integración empresarial en tres ejes representados por el trinomio minería-industria-energía, y todo eso en un plazo lo más breve posible, lo cual daría de inmediato las líneas prioritarias a desarrollar mediante los diferentes acuerdos y/o memorandos, de entre los que se deberían destacar los acuerdos de partenariado público-privado.

La principal razón para elegir y recomendar este tipo de acuerdo, sin menosprecio de los demás tipos, es que abre todas las posibilidades del abanico: universidades, empresas mineras y de otros tipos, tanto nacionales como internacionales y, por último, salva los problemas que se puedan derivar de la internacionalización, máxime si del acuerdo se deriva algún tipo de patentes, puesto que es el campo minero peruano el que nos concierne, y teniendo en cuenta, que una gran parte de los actores son compañías mineras extranjeras instaladas y que incluso las nacionales de más importancia, están participadas por capital extranjero, al estar cotizadas en diferentes bolsas de valores, lo deseable sería este tipo de acuerdos que pueden ser cerrados o abiertos a ser ampliados a terceros.

Conclusión

Como este artículo no pretende otra cosa que un esbozo de las posibilidades existentes en lo relativo a la puesta en marcha de acuerdos y/o memorandos, no solo en el sector minero sino en el resto de los sectores, sus conclusiones solo pueden ser genéricas y en caso de promover un interés, podrían dar lugar a una profundización en próximos artículos más específicos. 

Dicho lo cual, y considerando las razones apuntadas anteriormente, en mi opinión basada en experiencias propias, la opción más idónea para las empresas mineras peruanas sería la firma de acuerdos de partenariado público-privado, no olvidando las enormes posibilidades que existen en países europeos y, como no, en España.

Artículos relacionados

En esta edición: Buenaventura, Antamina, Anglo American e innovaciones en exploraciones

Seguir leyendo

IIMP se suma a iniciativa ForoMin+D para fortalecer el binomio minería y desarrollo

Seguir leyendo
X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra