Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

LA EVOLUCIÓN DEL ORO Y LA NECESIDAD DE MÁS EXPLORACIONES

Desde la década del 60’ del siglo pasado hasta los primeros 10 años de la presente centuria, el oro era marcadamente el principal producto de exportación del Perú y el mayor generador de divisas para financiar la balanza comercial del país.

La imposibilidad de desarrollar los proyectos Quilish y Conga, que en conjunto representan más de 1 millón de onzas anuales, ha menoscabado la producción aurífera nacional, a lo que se suma una disminución en las exploraciones para hallar nuevos grandes depósitos.

Ya en 2012, las ventas al exterior de cobre con US$ 10,700 millones equipararon a las de oro, para luego superarlas y situarse en el acumulado a octubre del presente año en US$ 11,100 millones, frente a las alicaídas exportaciones auríferas que ahora alcanzan los US$ 6,600 millones.

La tendencia a futuro, lamentablemente es continuar con las cifras a la baja, lo que aleja poco a poco a nuestro país de los principales productores de oro del mundo, siendo el metal de mayor cotización en el mercado internacional, con lo que eso significa para generar ingresos a favor del fisco.

En ese escenario, es plausible la labor planificada que ha emprendido la peruana Compañía de Minas Buenaventura que, siguiendo la línea de su fundador don Alberto Benavides de la Quintana, se constituye en la empresa con mayor presencia en el Perú, próxima a iniciar el proyecto San Gabriel que cuenta con recursos medidos e indicados de más de 1.4 millones de onzas de oro. 

De otro lado, en días recientes, el Gobierno ha ampliado la exoneración del pago del IGV a las exploraciones mineras, lo que sin duda es una noticia saludable para no restar competitividad al Perú al momento de atraer inversiones, sin embargo, a la luz de la realidad no es suficiente para dar el impulso que esta actividad necesita como base de la minería.

Los últimos años, como lo han advertido en más de una oportunidad los responsables de las empresas y los representantes de las instituciones del sector, como el propio Instituto de Ingenieros de Minas del Perú, se registra un incremento desproporcionado de la regulación, sobre todo ambiental, para la autorización de las actividades vinculadas a la exploración. 

En ese sentido, urge analizar sesudamente esta situación con el fin que en Perú se hagan las correcciones necesarias y se instauren estándares similares a los de los principales países mineros con los que competimos, porque es inadmisible que los permisos para un proyecto de exploración que en otras latitudes demoran tres meses, en nuestra nación tarden tres largos años.

Y esto, obviamente no solo afecta a la minería del oro sino a toda la actividad extractiva, por lo que es un imperativo tomar acciones en el más breve plazo, para que a futuro el país no pierda el impulso de desarrollo que genera la producción y exportación de metales.

Confiando en que estos días de reflexión permitan a todos los actores involucrados comprender que es lo mejor para que el Perú llegue a ser un país desarrollado, desde estas páginas les deseamos una Feliz Navidad y un venturoso 2020, que posibilite que nuestra minería sea cada vez más competitiva.


Artículos relacionados

Edgardo Elías Alva Bazán: Capacidad y contribución en la organización sistemática del sector público minero

Seguir leyendo

Inicia proceso para elegir al Consejo Directivo 2020 - 2022

Seguir leyendo
X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra