X
Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

EL ROL DE LA INSTITUCIONALIDAD EN EL SECTOR MINERO

Por: Ing. Walter Casquino, expresidente del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet).


Antecedentes

La presente propuesta se plantea considerando que existe una serie de problemas que afectan el desarrollo de la actividad minera, entre los que resaltan:

ν La falta de conocimiento y sensibilización minera de los líderes del poder Legislativo, Ejecutivo y regional, por lo que se requiere intensa asesoría técnica. 

ν La indiferencia de la comisión de Energía y Minas del Congreso de la República para actualizar el marco regulatorio (promoción y fiscalización) de la actividad minera.

ν La pérdida de autoridad sectorial del Ministerio de Energía y Minas, cediendo la gestión estratégica a otros ministerios como el de Ambiente, de Cultura, Interior y Economía. 

ν La limitada institucionalidad minera que no ayuda a controlar el uso de los fondos públicos.   

ν La oposición comunal a los trabajos de prospección y exploración minera. 

ν La oposición de las comunidades a los megaproyectos conducidos por las empresas multinacionales.

ν La informalidad prevaleciente en la pequeña minería.

ν La ineficiencia de las direcciones regionales de minería en el monitoreo de la actividad minera a pequeña escala. 

ν La inactividad de la mayoría de las concesiones mineras (95%).

ν La declaración oficial del 60% del territorio como áreas protegidas que están prohibidas a la actividad minera.

ν La inadecuada delimitación de funciones pública y privada en las fiscalizaciones de seguridad y cuidado ambiental de las minas subterráneas y de cielo abierto.

ν La limitada formación práctica de los egresados de las facultades de minería. 

ν La falta de conexión con la sociedad que percibe a la actividad minera con características perversas.

Análisis 

El territorio peruano es tan rico en recursos minerales que, aun habiendo sido saqueado por extranjeros durante la Colonia y la República, todavía le quedan yacimientos suficientes para sostener la economía peruana de los próximos milenios, por lo que se impone una campaña educativa de “Conquista del territorio peruano por los peruanos”, que aglutine a todas las generaciones interesadas en los recursos naturales. 

Desde que se inventó el motor de combustión, la demanda mundial de metales ha crecido exponencialmente y todo indica que esta tendencia seguirá así, a no ser que una pandemia o una nueva guerra mundial, retrocedan al homo sapiens a la edad de piedra.

En el modelo de economía social de mercado que nos rige se asume que:

ν El sector privado es el encargado de generar riqueza y el público de, entre otras cosas, corregir las fallas que el modelo pudiera tener en su aplicación. 

ν Las fallas en las que el modelo puede incurrir son:

La falta de competencia que da origen a los nefastos monopolios. 

La falta de información entre ofertantes y demandantes, que da origen a que los ofertantes mejor informados abusen de los consumidores menos informados. 

El tratamiento inadecuado de bienes públicos, que origina el abuso de parásitos. 

Las externalidades, que dan origen a la contaminación.

ν Las diferentes formas en que el Estado puede intervenir para corregir las fallas del mercado son: 

Persuasión, como, por ejemplo, “Fumar es dañino para la salud”.

Prevención, como por ejemplo, la investigación piloto de energías limpias.

Incentivos, estableciendo menores impuestos a menor polución.

Normas regulatorias, o control directo (LMP).

Producción directa: reforestación, tratamiento de pasivos ambientales, recolección de basura y plantas de tratamiento de residuos. 

ν Se conoce, además, que el sector público tiene las siguientes responsabilidades:

Promoción del empleo, por eso es que todos los ministerios tienen un área de promoción que, en realidad, es poco comprendida tanto por administradores como por los administrados. 

Salud, que debería revisar su estrategia de cobertura territorial. 

Educación, que tiene tantas deficiencias que no existe un curso de mineralogía ni en primaria ni en secundaria. Tampoco se ha dado la importancia suficiente a la educación técnica de todos aquellos que no siguen estudios universitarios. 

Seguridad, que ha decrecido a niveles inquietantes, debido a las altas tasa de desempleo imperante.

Servicios públicos, que deben brindarse a las poblaciones de costa, sierra y selva logrando hacer realidad la aspiración de toda la época republicana de abastecimiento de agua, energía, cuidado ambiental, drenaje pluvial (control de huaycos), y las plantas de tratamiento de residuos domésticos e industriales. 

Infraestructura, integrando su financiación, diseño, construcción, operación y mantenimiento, con los proyectos mineros. 

ν Es importante visualizar que la actividad minera del futuro debe contener un sólido contenido del concepto que toda mina debe tender a convertirse en un polo de desarrollo local y regional. 

Conclusión

1. Teniendo en cuenta que es necesario mejorar la estrategia organizacional del sector minero para lograr superar las brechas de comunicación que permitan cohesionar y alinear a los organismos públicos, privados, académicos e independientes, encargados de impulsar el desarrollo que el potencial minero del Perú merece, se recomienda fortalecer las instituciones del sector minero para coadyuvar al éxito del modelo de economía social de mercado vigente y lograr impulsar el desarrollo integral de los metales básicos (Cu, Pb, Zn y Sn), ferrosos (Fe, Mn, Cr, Ni, W, Co, Mo, Va, Co y Ta), metales preciosos (Au, Ag y Pt) , metales ligeros (Al, Ti, Mg y Be), carbón, materiales de construcción (agregados, CaCo3, yeso y arena), minerales agrícolas (N, P y K), no metálicos (mármol, cal, arcillas, etc.), y los metales avanzados, como las tierras raras, Ga, Zr, As, Bi y otros.

2. Para fortalecer la institucionalidad en el sector minero sería importante alentar la participación directa o indirecta de las instituciones existentes (Colegio de Ingenieros, Instituto de Ingenieros de Minas del Perú, entre otras) en el diseño de las políticas de desarrollo minero nacionales y regionales, a la vez de auspiciar la creación de nuevas instituciones profesionales capaces de aglutinar aspectos técnicos, económicos, sociales y políticos del quehacer minero nacional.

Artículos relacionados

En esta edición: Buenaventura, Antamina, Anglo American e innovaciones en exploraciones

Seguir leyendo
X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra