X
Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

COVID-19: LA ACTIVIDAD MINERA PERUANA ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA CUARENTENA

Por: Ing. Amado Yataco, Consultor Minero Senior.


Antecedentes

En los últimos meses de 2019 se reportó la presencia del coronavirus (Covid-19) en la ciudad de Wuhan, China, extendiéndose luego a Europa, los EE.UU. y otras naciones de América, causando graves daños a la salud y a la economía de los países afectados.

El 6 de marzo de 2020 se confirmó el primer caso en el Perú. A esa fecha el virus ya había cobrado numerosas vidas en China principalmente, Italia, EE.UU., Francia, Irán y otros países. Por ello, el 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud calificó como pandemia el brote del coronavirus al haberse extendido en más de cien países de manera casi simultánea.

En la misma fecha el Gobierno del Perú, mediante DS 008-2020-SA, declaró la emergencia sanitaria a nivel nacional por el plazo de 90 días calendario, dictándose medidas para la prevención y control con el fin de evitar la propagación del Covid-19.

Finalmente el 15 de marzo, mediante DS 044-2020-PCM, se declaró el estado de emergencia nacional y se dispuso el aislamiento social obligatorio (“cuarentena”) por el término de 15 días calendario “por las circunstancias que afectan la vida de la Nación a consecuencia del brote del Covid-19”. Con posterioridad, el plazo de la cuarentena ha sido renovado sucesivamente hasta el 24 de mayo de este año.

La minería afectada 

Los daños causados a la salud de la población y a la economía del país son y continuarán siendo elevados. La paralización del sistema productivo, sobre todo en el sector minero, contribuye a causar mayores estragos a nuestra economía, porque se trata del sector que, en condiciones normales, mantiene la fortaleza de nuestra balanza comercial y, en situaciones como la que estamos viviendo, esta se debilita significativamente como ha ocurrido en marzo de este año, en que resultó negativa en US$ 252 millones después de 16 meses de signo positivo. La cifra es la más alta en muchos meses.

Para la atención sanitaria, social y económica correspondiente, el Gobierno ha considerado un presupuesto inicial equivalente al 12% del PBI nacional, que es del orden de US$ 225 mil millones y el 12% alcanzaría los US$ 27 mil millones, es decir, casi el valor de la exportación minera de 2019 que llegó a los US$ 28 mil millones. Esta suma era para empezar cuando el 15 de marzo se declaró la primera cuarentena que, repito, fue de 15 días calendario. 

A partir del 16 de marzo la actividad minera se redujo al mantenimiento de instalaciones claves paralizando la producción, podría decirse por inercia, días después.

Propósito

El propósito de la presente nota es dar inicio a la evaluación mensual de la producción minera desde el mes en que se declaró el estado de emergencia nacional, esto es marzo de 2020 hasta el fin de la misma y la normalización de la producción. Con esto se tendrá elementos de juicio para formular propuestas fundamentadas, que propicien el retorno más pronto a la normalidad de las operaciones mineras. Esto, partiendo de una línea de base de la producción mensual, es decir, antes de la declaración de emergencia, para evaluarla durante y después de la misma.

El antes

Se ha considerado como referencia anual la producción de 2019 y su promedio mensual, así como la producción del primer bimestre enero-febrero 2020.

El esquema básico se presenta el cuadro 1.

Como se aprecia, se ha considerado los ocho metales que conforman la denominada minería metálica, así como el valor del PBI minero. Definitivamente el cobre y el oro, aún decayendo, son los metales determinantes en la producción y, consecuentemente, en las exportaciones mineras, pues suman el 80%.

Con un incremento de 3.03% del PBI minero en el primer bimestre de 2020, estimo que la reactivación a plenitud del sector podría superar este parámetro bimestral. 

Como elemento de visualización para el control de los volúmenes de producción se ha considerado contar con los Gráficos 1A – 10A que muestran la evolución de los ocho metales. Además se presenta la evolución del PBI del sector tanto en tiempo real, expresado en miles de millones de soles constantes a 2007, como de manera estacional en porcentaje con respecto al mismo periodo del año anterior.

El cobre podría pasar a positivo con el refuerzo de Las Bambas, el replanteo del plan de minado orientado a mejores leyes y el posible adelanto de la preparación de tajos en la gran minería. Southern Peru asegura un incremento significativo con la ampliación de Toquepala a plenitud. Sus resultados económicos en el primer trimestre han sido remarcables a pesar de la obvia reducción de marzo.

En el caso del oro, su debilidad en los volúmenes está siendo compensada por el acelerado incremento de su cotización. Lo importante es que Yanacocha refuerce/reafirme sus volúmenes de producción.

Aunque el hierro tiene un peso menor en las exportaciones, no debemos descartar la performance de Shougang Hierro Perú después de su ampliación, que está contribuyendo con unos decimales positivos en el PBI minero. Plata y plomo son socios naturales y pueden contribuir también con algunos decimales al PBI si mantienen su tendencia. Igual para el zinc. Estaño y molibdeno no afectan la sensibilidad del valor de la producción.

En cuanto al PBI del sector, si bien decrece en valores absolutos en el primer bimestre, en términos relativos, estacionales, se mantiene creciente desde septiembre de 2019 hasta febrero de 2020.

El Durante

Como se ha mencionado en los antecedentes, este periodo se inicia el 15 de marzo, cuando el Gobierno declaró el estado de emergencia nacional y dispuso el aislamiento social obligatorio (“cuarentena”) por el término de 15 días.

Teniendo a la vista los resultados de marzo tanto en producción como en exportaciones, es posible evaluar el efecto económico de la pérdida de producción minera por la cuarentena en ese mes en comparación con su similar de 2019. Se considera igualmente el valor del PBI minero en tiempo real y en comparación con marzo de 2019.

Visto así, el centro de la evaluación corresponde a la producción de marzo de 2020, su comparación con la de 2019 y la valorización de la diferencia. La variación se presenta en dos formas: 1) En términos relativos como % de la producción de marzo de 2019; y 2) en términos absolutos como la diferencia en los volúmenes de producción con respecto a marzo de 2019. Esto es clave.

El paso siguiente es la valorización de la diferencia en los volúmenes de producción considerando, en cuanto sea aplicable, los precios FOB unitarios determinados por el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) en las exportaciones de marzo de 2020. Este es el caso del cobre, oro, zinc, hierro, estaño y molibdeno. En cuanto al plomo y la plata, he considerado la asociación indisoluble de ambos metales en los concentrados de plomo. En la gran mayoría de los casos, el valor de la plata es mayor que el “metal principal” plomo. Por el contrario, en materia de peso, el flete terrestre y marítimo lo carga el plomo; el peso de la plata es insignificante frente a la del plomo. El autor ha estimado considerar como precio FOB para plomo y plata respectivamente el 80% y el 84% de la cotización internacional publicada por el BCRP correspondiente a marzo de 2020. El valor de exportación de la plata refinada es absolutamente insignificante, pero se le ha agregado al valor de ese metal contenido en el concentrado de cobre.

Cabe mencionar referencialmente que el Gobierno ha dispuesto la reanudación de la actividad minera cuya Fase 1 corresponde a la gran minería a partir de la tercera/cuarta semana de mayo.

Los resultados de “El Durante” 

En el cuadro 2 se aprecia la producción minera de 2019 y su promedio mensual –como referencia global digamos– y la de marzo de 2019 como base de comparación estacional. 

En general, la caída de la producción en marzo de 2020 ha alcanzado niveles elevados entre -42.4% para el hierro y -12.1% en el caso del zinc. La excepción positiva ha sido el molibdeno con 18.9%. El cálculo del PBI minero arroja un descenso de 23.07% y el monto de las pérdidas de producción alcanza US$ 509 millones. Solo el molibdeno mostró superávit por un valor de US$ 7 millones.

Los comentarios se concentran principalmente en los dos metales más importantes de nuestra minería que, como digo, comprenden el 80% de la exportación minera y que han decaído fuertemente en su producción: 26.6% para el cobre y 32.5% para el oro, que se mantiene en descenso sostenido. 

El déficit de cobre, repito, fue de 26.6% en términos relativos y en 55,844 TMF como valor absoluto.

Compañía Minera Antamina y Sociedad Minera Cerro Verde, los dos mayores productores de cobre han decaído notablemente en 23.5% y 49.4%, respectivamente, lo que significan contracciones de 10,204 y 21,921 TMF. Antapaccay, Las Bambas y Hudbay también muestran pérdidas elevadas. Entre los mayores productores, el menos golpeado es Southern Peru con 8.6% y 3,110 TMF de reducción; esto, básicamente, gracias a la ampliación de Toquepala.

En resumen, las pérdidas estimadas por la menor producción de cobre alcanzan US$ 235 millones.

En el caso del oro, se ha perdido 3.6 TMF, esto es un déficit de 32.5%. Las empresas con mayor contracción fueron Minera Barrick Misquichilca (318 Kg), Compañía Minera Yanacocha (264 Kg), Compañía Minera Ares y Consorcio Minero Horizonte, ambas con 191 Kg.

En positivo: Minera Aurífera Retamas (Marsa) con 134 Kg, Compañía Minera Poderosa 62 Kg, Shahuindo con 37 Kg y Gold Fields La Cima con 16 Kg, este último en concentrados de cobre.

En resumen, el déficit de producción de oro se valoriza en US$ 185 millones.

Tomar nota que las pérdidas de cobre y oro suman US$ 420 millones, esto es el 79% del total. Los otros metales que acusaron pérdidas fueron: Plata US$ 39 millones, zinc US$ 21 millones, Hierro US$ 18 millones y estaño US$ 12 millones.

En los Gráficos B1 al B11 se puede visualizar la tendencia de la producción de los ocho metales y del PBI minero, destacando la caída abrupta en el mes de marzo de 2020, salvo el caso del molibdeno.

Cobre

Tres meses consecutivos con producción a la baja.

Ya se ha señalado la participación de los principales actores en este déficit y se espera un repunte en el mes de junio. No obstante hay que estar preparados para el reinicio de mayo, la producción en dicho mes posiblemente sea menor que la de marzo, pues comprenderá solo unos 10 a 11 días de operación. El Ministerio de Energía y Minas (Minem) anuncia que 19 empresas con 30 unidades mineras tienen los protocolos para reiniciar actividades. Por su parte, Hudbay declara que Constancia ya cuenta con protocolo aprobado y “espera incrementar sus operaciones la próxima semana” (ProInversión 15 de mayo 2020). Ciertamente necesitan recuperarse de los últimos déficits de producción (ver Gráfico 1B). 

Oro

Tendencia a la baja sostenida y agravada en marzo de 2020 (ver Gráfico 2B). 

A diferencia del cobre, el reinicio parcial –a nivel de gran minería– no luce nada atractivo fundamentalmente porque a ese nivel le corresponde solo el 44% de la producción como se aprecia en el Gráfico 3B, en tanto que la mediana minería genera el 34.4%, teniendo sus puntales ubicados en la provincia de Pataz. 

La inclusión de este estrato en el proceso de reactivación inicial con los debidos protocolos de operación frente a la pandemia, permitiría asegurar el 78% de la producción aurífera en circunstancia en que la cotización internacional del oro está en gran nivel como metal de refugio frente a la pandemia Covid-19.

Zinc

Pocas empresas de gran minería producen zinc, entre ellas Compañía Minera Antamina –que es la mayor– Nexa Resources y Sociedad Minera El Brocal. La caída sostenida en los últimos tres meses no es buena señal y Nexa Resources en El Porvenir y en Cerro Lindo no pasa por buen momento (ver Gráfico 4B).

Plata 

La producción de plata fue sostenida durante el 2019 y ha decaído significativamente en marzo. Cinco empresas de gran minería producen este metal y constituyen el 40% de lo reportado a marzo de 2020; todas ellas con superávit, pero la primera fase de la reanudación no luce bien sin la participación de la mediana minería (ver Gráfico 5B).

Hierro 

Shougang Hierro Perú participa con el 97% de la producción de este metal y la ampliación ha permitido una tendencia ascendente ligeramente ondulante, pero tuvo una fuerte caída en marzo por efecto de la cuarentena. Es razonable una recuperación a partir de junio (ver Gráfico 6B).

Plomo

La tendencia se ha mantenido sostenida en el rango de 24 a 28 mil TMF por mes y decayó a 21 mil en marzo. No se ve mayor posibilidad sin la participación de la mediana minería en la reanudación de actividades en mayo. Recordemos que plomo y plata en concentrados son socios indisolubles en la exportación minera (ver Gráfico 7B).

Estaño

El único productor es Minsur con resultados positivos en 2019, además de un excelente inicio en enero-febrero de 2020, pero con una fuerte caída en marzo. La empresa califica como gran minería por su operación aurífera en Tacna. Consecuentemente, la mina de estaño en Puno, también tiene prevista su reanudación en mayo (ver Gráfico 8B).

Molibdeno

Es el único metal cuyo nivel de producción no fue afectado por la cuarentena. El total de la producción corresponde a gran minería productora de cobre. Southern Peru –primero– y Compañía Minera Antamina fueron los que aportaron al éxito de los resultados, en tanto que Sociedad Minera Cerro Verde tuvo una fuerte caída de 44% (ver Gráfico 9B).

PBI minero

Considerando la caída de siete de los ocho metales de la minería peruana, el valor del PBI minero también se redujo en marzo en la magnitud de US$ 1,381 millones de soles de 2007, esto es 23.07% como se aprecia en los Gráficos G10B y G11B.

Resumen y conclusiones

1. Durante la cuarentena del mes de marzo –desde el día 15– la actividad minera se redujo al mantenimiento de instalaciones claves, paralizando la producción, podría decirse por inercia, días después. 

2. Esta paralización ha afectado gravemente los resultados de dicha actividad, negativos en todos los metales salvo en el molibdeno.

3. El PBI minero ha sufrido una baja de 23.07%, lo que no ha sido igualado ni superado en los registros del BCRP en muchos años. El segundo déficit más alto que se reporta alcanza 10.7%, ocurrido en abril de 2011.

4. El valor estimado de la pérdida de producción minera alcanza US$ 509 millones, de los cuales US$ 235 millones corresponden a cobre y US$ 185 millones al oro. Entre ambos suman US$ 420 millones, constituyendo el 82.5% del total de pérdidas.

5. La exportación minera en marzo de 2020, con US$ 1,347 millones, alcanzó su valor más bajo desde la crisis económica mundial 2008-2009. La caída con respecto al 2019 fue de 37.1%.

6. Resulta evidente que los resultados de abril deben haber sido los más pobres ocurridos en nuestra minería. Es razonable esperar que los resultados de mayo, en el marco de la Fase 1 del proceso de Reanudación de actividades sean peores que los de marzo, considerando el menor número de días y comprendiendo solo al estrato de gran minería.

7. Resulta evidente que, sin la participación de la mediana minería, sobre todo la aurífera, el PBI minero y las exportaciones se reducirán marcadamente.

8. Si cabe alguna recomendación diría es que es imprescindible que, a la mayor brevedad, se den los protocolos para la reanudación de las industrias y actividades comerciales relacionadas con la producción de insumos y repuestos para la actividad minera. Igualmente, que la reanudación de las actividades de mediana minería, sobre todo las auríferas, se disponga lo más pronto posible.

9. Insistiendo en el caso del oro, es muy importante que el mayor productor de este metal, Minera Yanacocha, refuerce/reafirme sus volúmenes de producción. La cotización del oro LME ya trepó al nivel de US$ 1,700 por onza frente a la pandemia y ha vuelto a ser un metal de refugio. Deviene en urgente el reinicio para aprovecharlo al máximo, insisto, considerando a las auríferas de mediana minería que constituyen el 34.4% de la producción, en tanto que la gran minería constituye solo el 44%. El oro de este último estrato no tiene el peso del cobre (96.7% en 2019). Esto permitiría asegurar por lo menos el 78% de la producción aurífera.

Artículos relacionados

En esta edición: nuevo estándar para presas de relaves y análisis de los efectos del Covid-19

Seguir leyendo

Estrategias para reconstruir nuestro país luego del Covid-19

Seguir leyendo

Necesitamos unidad para levantar la economía gravemente afectada por el Covid-19

Seguir leyendo
X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra